En Mar del Plata

GATICA ASISTIÓ A LA SEMANA SOCIAL 2009

El secretario General de la Asociación Personal de Empleados Legislativos (A.P.E.L.) de Río Negro, Alejandro Gatica, participó en Mar del Plata de la Semana Social 2009, encuentro organizado por la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas) los días 9, 10 y 11 de octubre pasado.

Junto a la misma tuvo lugar el primer Encuentro Nacional Para Nuevos Dirigentes, cuyo tema central fue: “Construyendo un proyecto de país, de permanente búsqueda del bien común”. Estuvo destinado a las personas involucradas en la vida social, sindical y miembros de movimientos eclesiales. Tendió a “generar un espacio de reflexión y formación para los nuevos dirigentes que se han iniciado en este espacio comunitario sobre los caminos de diálogo para la construcción de un proyecto de país en el ámbito de la Pastoral Social, desde su rol de laico en la vida pública y su vocación de fe y servicio”. La presencia de funcionarios en el programa oficial dio señales de acercamiento entre la Iglesia y el Gobierno, ausente en convocatorias anteriores. Pero algunas de aquellas diferencias volvieron a aflorar al término del cierre de la jornada inaugural. [b]Sileoni volvió a refutar una encuesta sobre la pobreza[/b][u][/u] El ministro de Educación de la Nación, Alfredo Sileoni, volvió a refutar una encuesta difundida por la Universidad Católica Argentina meses atrás que aseguraba que la pobreza en el país se aproximaba al 40%. "Esas cifras no fueron muy felices", insistió ayer, pero aclaró que entre el oficialismo y la estructura eclesiástica "hay diferencias, pero no un distanciamiento". Concluida la primera jornada de esta cita, convocada en esta edición con el lema "Prioridad Bicentenario 2010-2016: Erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral", Sileoni insistió en que hubo un esfuerzo del Gobierno que permitió mejorar la situación de sectores sociales más castigados. Pero aclaró: "No es cierto que hay cada vez más pobres porque la pobreza ha descendido". Durante su exposición, en la que estuvo acompañado por el titular de la Cepas y obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, Sileoni reconoció que la pobreza "es un condicionante" para la escolaridad y recordó que hay 35.000 chicos que deberían estar y no están en sala de cinco años. "Los chicos que no llegan a la escuela no tienen infancia", dijo. Y enfatizó que la educación "dejó de ser sólo un tema de educadores" porque "preocupan por igual la presencia de chicos en el sistema educativo como la de sus padres en el sistema productivo". En la apertura, que compartió estrado con el secretario general de la gobernación bonaerense, José Scioli, Casaretto dejó en evidencia los problemas sociales de la provincia con la descripción de una recorrida que había hecho días atrás por su diócesis. "Visité las tres cárceles nuevas que tenemos allí y me asombró la cantidad de hermanos y hermanas muy jóvenes que allí están detenidos", dijo en lo que se interpretó como una referencia de los niveles de delito e inseguridad que se viven en la zona. [b]Cafiero: “La fe no puede quedar recluida a la esfera de lo estrictamente privado”[/b][u][/u] Además de Sileoni, el otro funcionario que estuvo presente fue el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, quien realizó algunas reflexiones sobre el desafío del Bicentenario, al hablar sobre “Fe y política: aportes desde el humanismo cristiano”. El diplomático destacó que “dentro de la pluralidad ideológica el humanismo cristiano en el que se conjuga la razón política ampliada con la fe”, y explicó que el humanismo cristiano se sumerge en la vida democrática haciendo hincapié en la soberanía del pueblo y buscando que el hombre sea el fin de las acciones políticas y que Dios sea reivindicado en ese espacio. El humanismo cristiano, expresó, se basa en la práctica política que privilegia la verdad y la justicia y que, a través del debate público, debe buscar consensos materializando la opción por los pobres desde una prédica y práctica basada en el evangelio. Si el cristiano no ocupa el lugar en la política con su militancia y participación activa, su preocupación por el prójimo quedará en el lamento” afirmó y continuó diciendo “los argentinos enfrentamos el desafío de un sistema económico que reproduce la pobreza y la desigualdad”. Cafiero insistió en que la fe no puede quedar recluida a la esfera de lo estrictamente privado dando lugar a una sociedad ausente de valores, y consideró que “es necesario evitar la secularización de los sacerdotes y la clericalización de los laicos. El compromiso del laico con la realidad debe ser fundamentalmente político. Los cristianos debemos ser dirigentes de vanguardia en los derechos sociales e introducir nuestros valores al debate político, al debate actual.” “Hay que hacer un gran pacto nacional por la infancia y quién se pondría afuera si es una convocatoria honesta por los chicos de nuestra sociedad. Una sociedad que descuida la infancia no solamente descuida el futuro sino que descuida también el presente.”, subrayó. Además de estos funcionarios, participaron en un panel los diputados Graciela Camaño (PJ), Oscar Aguad (UCR) y Francisco de Narváez (Unión Pro). En otro estuvo y habló el titular de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Víctor De Gennaro. [b]La Iglesia reclamó soluciones integrales[/b][u][/u] Mientras tanto, la Iglesia reclamó soluciones "integrales" y no sólo parciales al problema de la pobreza, y anunció que presentará en breve una propuesta sobre un derecho universal para todos los niños pobres, a la que denominó Ingreso Básico para la Igualdad y la Equidad en la Niñez, por sus siglas, BIEN. "La pobreza es un tema integral. No solamente requiere soluciones parciales, transitorias y de corto plazo sino que debemos pensar también en respuestas integrales y de largo plazo", advirtió el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, obispo Jorge Casaretto, al cerrar la tradicional Semana. El prelado exhortó a "mantener viva la temática de la pobreza en la agenda argentina" y consideró que para que "haya un proyecto de país, es necesario un gran acuerdo, una gran actitud reconciliadora y de encuentro" entre todos los argentinos. En tanto, Eduardo Serantes, anunció que junto con Cáritas Argentina están trabajando en una propuesta sobre un derecho universal para los niños argentinos. [b]Conclusiones[/b][u][/u] En el último panel de esta Semana se presentaron las reflexiones finales de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina. El panel estuvo integrado por los obispos Juan Alberto Puiggari, de Mar del Plata; Jorge Casaretto, de San Isidro y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; Ricardo Faifer, de Goya; Jorge Lozano, de Gualeguaychú; Oscar Sarlinga, de Zarate-Campana; Eduardo Serantes, presidente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz; Javier Antonietti, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, y Roberto Benzo; delegado de la Región Platense. En ese marco, Serantes anunció que, a partir del pedido de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina, junto con Cáritas Nacional están trabajando en una propuesta sobre un derecho universal para todos los niños argentinos. “Esta propuesta aspira a convertirse en una política de estado independientemente del gobierno de turno. A esta propuesta la hemos llamado Ingreso Básico para la Igualdad y la Equidad en la Niñez, por sus siglas, Ingreso B.I.E.N.”, explicó. Serante dijo que “tenemos entendido que el Gobierno está analizando propuestas en esta línea y que distintos legisladores han elaborado proyectos de ley que van en esta dirección. Nuestra idea es presentar esta propuesta a la sociedad, al gobierno y a los legisladores con el ánimo de hacer un aporte más al debate. Si esperamos una política de estado, es necesario que surja de un profundo debate y que sea enriquecida por todos.” Por último, Serantes afirmó que “un derecho universal no soluciona totalmente el problema de la pobreza. Este derecho deberá ser complementado con otras políticas públicas y sostenido por el apoyo de la sociedad civil en su conjunto. En tanto, monseñor Puiggari agradeció especialmente a la Comisión Episcopal de Pastoral Social y a todos los presentes por su trabajo de estos días y los alentó diciendo “que lo que está en nuestro corazón no se apague después de hoy.” [b]Mensaje conclusivo[/b][u][/u] Al cierre de las deliberaciones de las Semana Social se difundió el siguiente documento. 1. En la Semana Social de Mar del Plata, hemos definido a la Prioridad Nacional del Bicentenario 2010-2016, de erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral, como una acción y una causa central de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. 2. Como discípulos y misioneros de Jesucristo, esta prioridad nacional del Bicentenario es una misión irrenunciable que brota de nuestra fe en Él, cuya Persona y valores animan y dan sentido a la participación y al compromiso social, político y económico. 3. En un marco de diálogo propositivo, hemos escuchado exposiciones de distintos sectores políticos, sociales, sindicales y universitarios. Valoramos la amplia participación federal y plural y el clima fraterno que hemos vivido. Queremos destacar la numerosa y activa participación de jóvenes militantes, nuevos dirigentes y estudiantes universitarios que están reafirmando su vocación de vivir la fe en la vida pública y que constituyen un signo de esperanza para la Argentina. 4. La crisis del mundo y la nuestra, es una crisis del sentido del bien común que nos fragmenta y nos desvía del gran objetivo de construir un Nuevo Proyecto de País con justicia y solidaridad. Vimos que la falta de diálogo y la fragmentación son los principales obstáculos para erradicar la pobreza y la indigencia. Reafirmando nuestra auténtica opción por los más pobres, queremos seguir promoviendo un nuevo acuerdo sobre políticas públicas que puedan subsistir más allá de los cambios de gobierno. Queremos evitar que en una Argentina divida se sigan profundizando las desigualdades, por eso desde nuestra fe buscamos seguir promoviendo gestos, obras y caminos de reconciliación, cooperación y amistad social. 5. Vimos también, que hoy vivimos una crisis del sentido de la vida: “la deuda social es una deuda existencial”, que se refleja en una desmotivación y en la falta de vocación emprendedora de las personas y las comunidades. Contemplamos el hambre de respeto de su dignidad de tantos hermanos y hermanas que no quieren ser objetos pasivos sino sujetos activos protagonistas del propio desarrollo personal y familiar. También somos testigos de nuevas formas de pobrezas y exclusiones relacionales. 6. Por eso, erradicar la pobreza y la exclusión no puede reducirse solo a encontrar soluciones de carácter económico. La pobreza es una cuestión integral que abarca todas las dimensiones de la vida y requiere desde nuevos espacios de diálogo respuestas integrales e integradas del Estado en todos sus niveles, la sociedad civil y el mercado. 7. En este sentido, hemos profundizado la Carta Encíclica del Papa Benedicto XVI “Caritas in veritate”, que nos enseña que nuestra opción por los más pobres debe ser siempre un compromiso a favor del desarrollo integral de “toda la persona y de todas las personas”. 8. Con un espíritu propositivo, en el marco de esta Prioridad Nacional del Bicentenario, queremos anunciarles algunas próximas acciones de la Comisión Episcopal de Pastoral Social: 9. Seguiremos profundizando la acción conjunta con las Comisiones Regionales y Diocesanas de Pastoral Social que es una prioridad del Documento de Aparecida (nº 401) y con otras Comisiones Episcopales vinculadas a la cuestión social. 10. Intensificaremos nuestra relación con la Comisión Nacional de Justicia y Paz y el Foro “de habitantes a ciudadanos”. 11. Promoveremos el trabajo en red para contribuir a erradicar la pobreza y generar el desarrollo y seguiremos trabajando en conjunto con todos los participantes de estas Jornadas. Realizaremos la próxima Semana Social en Mar del Plata el 4,5 y 6 de Junio de 2010. 12. Buscaremos seguir alentando un nuevo estilo de liderazgo para el desarrollo integral. Ampliaremos el trabajo con los jóvenes militantes, nuevos dirigentes y estudiantes universitarios. Junto a los Encuentros Para Nuevos Dirigentes, en el año 2010 realizaremos Encuentros Regionales y un Encuentro Nacional para Repensar la Política en la Diócesis de Río Cuarto. 13. Acompañaremos el 27 de noviembre de este año a la Universidad Católica Argentina en un encuentro de estudio sobre la nueva cuestión social para discernir y abordar la dimensión integral de la pobreza. 14. Fortaleceremos la difusión de la Doctrina Social de la Iglesia y el aporte de la misma para erradicar la pobreza y promover el desarrollo. Junto a la Comisión Nacional Justicia y Paz y la Universidad Católica Argentina, organizaremos en el año 2011 un Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia que comenzaremos a preparar a nivel federal en el año 2010. 15. Le pedimos a la Virgen María, nuestra Señora de Luján, que nos ilumine para ser constructores de una Argentina con justicia y solidaridad.