Pavimentarán la calle donde se ubica la sede de APEL

  • calle guatemala

El Secretario de Obras Públicas de Viedma, Mario Castro, anunció hoy que en pocos meses más será pavimentada la calle Guatemala al 200, donde se encuentra la sede de la Asociación Personal de Empleados Legislativos de Río Negro (APEL).

“Finalmente se hará una obra que ha sido en varias oportunidades reclamada por nuestro gremio”, sostuvo el titular de ese sindicato, Alejandro Gatica.

En declaraciones radiales, Castro adelantó que ese trabajo se concretaría en los primeros días del año venidero.

El asfalto flexible de la calle Guatemala, entre Caseros y Belgrano, estará incluido en el plan de pavimentación que la municipalidad de Viedma llevará a cabo mediante la obtención de un crédito de 60 millones de pesos.

Al conocer la decisión de la comuna, Gatica recordó que “hace más de una década que nuestro gremio reclama este pavimento”.

Añadió que junto a la calle Estados Unidos, entre Caseros y Belgrano (que también se pavimentará), son las dos únicas cuadras de tierra del perímetro comprendido entre las calles Álvaro Barros, Perón, Caseros y Boulevard Contín.

Dijo también que nuestro pedido “no se basa en la comodidad de los integrantes de nuestra Comisión Directiva, sino en la de cientos de personas que diariamente concurren a nuestras instalaciones para practicar diferentes disciplinas deportivas”.

“Además esta cuadra es un nexo y lugar de circulación de muchísimos vecinos que viven en grandes complejos habitacionales que están muy cerca de APEL, como lo son las 915 y las 1016 Viviendas”, sostuvo.

Mencionó también la existencia próxima de escuelas y otras entidades que convocan mucha gente.

“Ante tanto tránsito diario el estado de esta calle es permanentemente desastroso; por eso hemos insistido tanto con su pavimentación. Ojalá esta vez se concrete”, deseó el dirigente.

Por otra parte Gatica consideró que este tramo de la calle Guatemala debería tener un solo sentido (y no dos, como los tiene actualmente), justamente “por la enorme cantidad de vehículos que van y vienen permanentemente, provocando –mas aún en determinadas horas del día- un verdadero caos vehicular, muy peligroso para todos los que circulan, particularmente los chicos”.